ESE SENTIMIENTO!!!! LA FELICIDAD

0

ESE SENTIMIENTO!!!! LA FELICIDAD

Hoy vamos a hablar sobre la felicidad, sobre ese sentimiento que nos decimos tan amplio y tal vez con distintas definiciones según a quien se lo preguntemos.
Así que para no salirme por los cerros de Úbeda, voy a centrarme en lo que nuestro diccionario dice sobre ella: Estado de ánimo que se complace en la posesión de un bien.

¿Y que es un bien?

Aquello que, después de hacer uso de nuestra voluntad, vemos que es perfecto, y que tanto nos beneficia a nosotros mismos como a los demás.
Pues de ello voy a hablar, de la percepción que sentimos al complacernos, al ser conscientes de que estamos en posesión de aquello que anhelábamos y con el ejercicio de la voluntad lo hemos alcanzado.
Así que ya sabemos que para ser felices, la voluntad es parte inherente.
No se puede ser feliz sin el ejercicio de la voluntad puesta en una meta, en algo que nos emociona y, no hay mayor emoción que ser uno mismo.
A fin de cuentas ese es nuestro fin, ese es nuestro camino a recorrer, nuestra única “misión”. Ya hemos encontrado las dos palabras clave: voluntad y meta.
La dificultad empieza cuando uno intenta preguntarse sobre cuál es su meta, da igual que sea a largo, medio o corto plazo, ¡han pasado tal vez tantos años!, o quizás menos haciendo lo que la mayoría, que ahora, en este momento de la vida, hacerse esta pregunta puede resultar desde igualmente prodigiosa hasta canalla. Pero en el fondo, tampoco es que importe mucho esto, pues la verdad que la vida siempre está a nuestro favor y es una gran maestra y, hasta que no hemos aprendido una lección, una y otra vez nos repite el mismo guion en distintos escenarios y actores, hasta que ¡por fin!, todo lo hacemos correctamente, como “nosotros somos”, y ya, definitivamente, podemos avanzar y pasar a la siguiente prueba de madurez, de integridad.
A veces también es el cuerpo con sus enfermedades y ciertos trabajos siempre fallidos los que salen al encuentro de muchos de nosotros para ayudar, y es que también el fracaso es un aliado para “ser”, una oportunidad para escuchar, parar y recrearse.
Que palabra más oportuna: recrearse, volver a crearse, ir dando pasos hasta donde uno aparcó aquella ilusión y encontrarse, ser uno. Y es una suerte porque perfectamente conoces que has llegado.
Pero también sé que cambiara las costumbres no es fácil, aun así para iniciarnos yo aconsejaría para empezar en este camino de la felicidad, por ir poco a poco adquiriendo una actitud, manifestar una disposición de ánimo. El psicólogo G.W. Allport (1897-1967) cuando se refería a la actitud, decía de ella que ejerce una influencia orientadora o dinámica sobre las reacciones del individuo frente a todo, y además, no lo olvidemos; es acumulativa.
A continuación, os voy a exponer las reglas más importantes para tener una buena actitud, para alcanzar la felicidad. Como veréis, la felicidad comienza por nosotros mismos, por cambiar nuestra actitud,

¡! Cuando tú cambias todo lo que hay a nuestro alrededor cambia!!

Vamos a por ella juntos, estoy aquí para ayúdate.

1. Lo ético como principio básico.
2. La integridad.
3. La dignidad.
4. La responsabilidad.
5. El perdón.
6. El amor.
7. El deseo de superación.
8. El respeto por el derecho de los demás.
9. Amor al trabajo.
10. Esfuerzo por la economía, acometimiento y acomedimiento.

En los próximos artículos iremos hablando de cada uno de los puntos, haciendo hincapié en ellos, al ser columnas fundamentales para mantener alta nuestra autoestima y respeto.
Vamos a caminar juntos hacia la FELICIDAD
No dudes en consultarme cualquier tema que quieras.

Dr. D. Ramón Morcillo López
Dr. en Psicología

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado